¿Quién manda a quién?

 

Bueno, el caso es simple y sencillo, comenzó hace algún tiempo. Pero la ineptitud de una rueda del coche, llamado “gobierno”, que mete la pata hasta la sien y no le importa.

 

Presentemos primero a los protagonistas del asunto. En la esquina roja, con 185 kg de sobrepeso, tenemos al gordito/afanoso/mafioso llamado Fernando Zevallos, aka Lunarejo por la elíptica marca oscura en su rostro. Este simpático personaje se dedicaba al inmaculado negocio de la aviación comercial, con la muerta y enterrada Aero Continente. Y como todo buen capo, dinero, bastante dinero, y poder. Bastante poder. Ahora al parecer al tío este le encantaba la selva, y paraba de viaje en la amazonía. ¿Qué curioso, no? Bueno, al final al parecer este afanoso, traficaba ilícitamente droga [¿Existe alguna forma de que esto sea legal?], dominaba con audacia el mundillo del lavado de dinero y casualmente se quitaba de en medio a algunos archirivales que le estorbaban el camino, de la selva al avión Lima-Miami-Lima.

 

Ahora en la esquina azul, con 76.5 kg , a la fiscal Luz Loayza, aka Highlander, la inmortal, por evadir cuanta amenaza de muerte que le cae encima en su mail [tanto así que Google casi lo clasifica como spam], teléfono y celular [los clásicos mensajitos, te estoy viendo, ya te jodiste, y cosas por el estilo]. Su historia es menos complicada, la señora se hizo fiscal, en Iquitos, y se dedicaba día a día a meter a la cárcel a cuanto narco se le metía entre las narices. Hasta que pescó en aguas profundas. Jaló el anzuelo, y un pez gordo con lunar incluido cayó.

 

Ahora viene lo interesante. Lunarejo esta siendo procesado, y no faltan pues los 350 testigos [también pokémons, creo] que se están dando a la fuga. Ponen en el banquillo al simpático de Zevallín, y los testigos hacen carrera. Ya en los últimos meses, cada semana sale un nuevo caído de esta cacería, un testigo más a la morgue. Así que contra la corriente se le juzga al infeliz. Y no es para menos, el capo todavía tiene sus redes. Pero, digamos que le preguntemos a Lunarejo – ¿A quién odias mas? – yo apostaría que me dice que la sra Loayza sería la primera en la lista. Pero aquí se pone gracioso.

 

Doña Luz le dice a sus jefecitos del juzgado, que se queda en la capital, y bien resguardada pues le caen [como ya sabemos] unas amenacillas de unos señores con buenas intenciones. Lógico. ¿Y qué le responde el jefe? Un feo y rotundo no, por que no tenemos pruebas, así que te regresas a Iquitos. Cualquier combista de media caña [que no fue a la honorable escuela de Sarita Colonia] sabe que a esta señora deberían guardarla junto con los vladivideos, o en su defecto en el recinto mas seguro del país. Pero a los señores este de junta de fiscales, con una décima de dedo de frente, no les parece. Inclusive el ministro del interior, Alva Castro, le da la razón a la Sra Loayza. Pero ellos no escucharon, ni vieron nada.

 

Y es que en este país la justicia no solo ha perdido la capacidad de oír, ver o hablar, sino que al parecer le han practicado una lobotomía, y mal. Ojala estos se arrepienta de su decisión. Abajo los narcoterroristas, eso es solo para las películas.

 

2 Responses to “¿Quién manda a quién?”


  1. 1 mate amargo septiembre 21, 2010 a las 10:04 pm

    ¡IGNORANTE !!! La hoja de coca natural, sin tratamiento ni proceso alguno hecho por la mano del hombre, no es droga. Este post parece escrito por un europeo; brutos e ignorantes todos ellos.

  2. 2 mate amargo septiembre 21, 2010 a las 10:07 pm

    El comentario es para el post anterior “legalízamela”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: