Una visita al Parque de la Exposición

Salí de mi casa a las once y tomé un colectivo en la avenida Arequipa. Era el único pasajero. Después de algunos minutos de un aburrido trayecto, le pregunté al conductor desde qué hora estaba trabajando ese día. Me dijo desde las siete y media. Fue bastante cortante, pero me aventuré a preguntarle algo más. “¿Por qué eligió esta ruta para hacer colectivo?” El chofer me contestó “Esos se toman más allá”, una respuesta que no tenía nada que ver con lo que le había preguntado. Dejé de hacerlo y esperé a que llegáramos a mi paradero.

Al llegar a la plaza 28 de Julio, me bajé del colectivo y caminé un poco hasta llegar a la entrada del Parque de la Exposición. Luego de algunos pasos, me encontré en una especie de mini zoológico. Patos, gansos, aves… había bastante gente alrededor de las pequeñas lagunas viendo los animales. Yo era uno de ellos.

dsc00022.jpg

Seguí avanzando y me encontré con un comedor. Habían un montón de puestos que vendían todo tipo de comida y mesas al frente de la laguna en donde la gente se sentaba en familia. En la laguna habían algunos botes pedalones que iban y venían sin sentido alguno.

dsc00026.jpg

Continué mi recorrido y me encontré con el Museo de Arte de Lima. Me animé a entrar y fui detenido por dos personas que querían mi dinero para poder entrar. Salvo los estudiantes de la Pacífico, del Británico y de un par de instituciones más, todos debían pagar seis soles y cinco, los estudiantes. Le di los cinco soles que querían y subí las escaleras. Arriba, había otro señor que me preguntó si tenía cámara. Le dije que sí. Ahora me preguntó si tenía el pase de diez soles para tomar fotos. Le dije que no. Acto seguido, agarró su walkie talkie y le dijo a alguien “va a entrar alguien con cámara sin pase, tengan cuidado”. Después de eso me dijo que no podía tomar fotos y que empiece el recorrido por la puerta de la izquierda. Inexplicablemente sentí que lo que tenía en el pantalón ya no era una cámara, sino un arma.

Pero le hice caso. No tomé fotos en el recorrido. Pero esto no fue porque le tuviese miedo a él y a sus amigos de seguridad que me vigilaban en todo momento, sino porque no había nada a qué tomarle foto. Todo era bastante aburrido y poco espectacular. Además, fue bastante corto. Es difícil pensar que el Museo de Arte de una ciudad tenga tan pocas obras de arte (solamente estaba abierto un piso que contenía un salón principal y unas tres o cuatro salas adicionales). Decepcionado y con cinco soles menos, salí del museo.

A algunos metros de distancia, se encontraba una especie de casona en la que se encontraba una banda tocando una marinera. Me acerqué a ella y encontré que estaban dando una obra teatral en el interior. Cuando me disponía a entrar, un señor me dijo “No se puede, dicen que a las once empezó y que no entra nadie después”. No importa, me dije, y regresé cerca a donde se encontraba la banda. Me senté en una banca cercana a descansar, cuando vi lo siguiente.

Sí, una señora bailando al son de la banda que metros atrás tocaba un marinera norteña. Al parecer sus familiares estaban guardando aquel recuerdo en una cámara similar a la mía. Me hicieron sonreir en ese día tan caluroso.

Ya estaba cansado y debía llegar a otro lugar cercano, así que decidí salir del parque. Ahí fue cuando me di cuenta que no sabía por donde estaba la salida. Una opción era regresar por el mismo camino por el que vine, pero era un poco largo, debían haber otras salidas. Y sí, las habían, pero estaban cerradas. Algo bastante fastidioso, ya que el sol cada vez se ponía mas fuerte. Caminando, pasé por una pista de fórmula 1 para niños.

dsc00031.jpg

Después de algunos minutos, llegué a una salida, que daba a otro comedor, esta vez de comidas típicas. Juanes, anticuchos y muchas mujeres con trajes atrevidos tratando de captar comensales era lo que había en ese lugar. Pensaba comer en mi casa así que solo di una mirada al lugar y salí de ahí, esperando que el soll fuese más clemente conmigo.

 

1 Response to “Una visita al Parque de la Exposición”


  1. 1 minecraft force op junio 23, 2013 a las 7:45 pm

    Every weekend i used to pay a visit this web site, because i want enjoyment,
    since this this site conations really fastidious funny information too.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: