Las palomas nos invaden

Sí, las palomas nos invaden. Mejor dicho, lo han estado haciendo desde hace bastante tiempo. Desde que llegaron de su planeta. Pero lo de ahora ya es inaudito. Creo que están en una fase avanzada de su maquiavélico plan, creen que ya les tenemos confianza. Pero no todo está perdido hermanos, podemos ganar.

Para empezar, ¿se han dado cuenta que cuando pasabas cerca a alguna paloma esta sentía de alguna forma tu presencia y se iba volando? ¿Sigue pasando lo mismo? Ya no pasa siempre. Estoy caminando por la universidad, yendo a la cafetería, no hay nadie más en la vereda excepto una paloma azabache. ¿Se va volando? No, sigue caminando, incluso termino siendo yo el que se tiene que mover para no sentir su plumífero cuerpo tocando mi zapatilla. Inaudito. Ya no nos respetan. Creen que no lo notamos, pero con este artículo espero abrirle los ojos a todos.

Suelo caminar por Surquillo para llegar a la avenida República de Panamá y tomar una combi. En el camino veo de todo: juguerías, gimnasios, familias viendo televisión y por supuesto, palomas malvadas maquinando sus planes. Suelen sentarse a cuchichear en los cables de luz, ahí donde nosotros no llegamos ni podemos oírlas. Después nos lamentamos al día siguiente cuando se nos perdió algo o el carro no arranca. Fueron las palomas.

Otro dato apenas imperceptible pero que siempre está en mi cabeza y me causa pavor, es el hecho que ya no pasan la película Los Pájaros en el cable. Sí, aquella película de Hitchcock en la que los pájaros azotan una ciudad y asesinan, sí, asesinan a sus pobladores. ¿Por qué ya no la pasan? Si han estado leyendo con atención y los he convencido en algo, ya deben saber la respuesta. Las palomas están acabando con todas las copias. Una por una. Asaltan los estudios de cine en las madrugadas, fueron las responsables de la quiebra de Blockbuster en este y otros países y aunque no lo crean fueron las que decidieron la guerra de los formatos entre Blu Ray y HD DVD. Y todo por esa película. Los Pájaros de Alfred Hitchcock. Todo porque ahí nos alertaban que los pájaros nos pueden destruir.

Las palomas están en todas partes. La paloma de la paz. Desde pequeños hemos asociado la paz con las palomas. Paz, palomas… paaaz, paaalomas. Todo es obra de ellas, para que estemos desantentos y finalmentes nos atesten su golpe final. Las palomas que aparecen de los sombreros no es sino una práctica que debe ser erradicada cuanto antes para disminuir su población. Más del 30% de las palomas en el mundo son debido a estos “trucos de magia”.

Ya les he dado algunas evidencias totalmente reales y comprobables de que las palomas están en algo raro. ¿Qué están maquinando? Una invasión. Erradicar la especie humana y todos los mamíferos. Coexistir con otras aves como los halcones o los cóndores por un tiempo pero luego acabar con ellos también. Ser los únicos en el aire y establecer un coreinado en el planeta junto con los peces. Sí, los peces también están embarrados en todo esto. Eso es lo que quieren hacer, y lo están consiguiendo.

Pero todavía estamos a tiempo de corregir las cosas. Tenemos que volcar todos nuestros esfuerzos en ello. Debemos detener nuestra producción por un año y ocuparnos del problema. Comenzar con pasar la voz. Pasar este artículo a todo el mundo y si es posible hacer otros propios indicando el problema, las evidencias y las soluciones. Con esto, empezarán a salir celebridades en los medios y el problema se hará notorio. Will Smith, Bono y Linsday Lohan serán buenos portavoces. Esto debe hacerse rápido, antes que las palomas se den cuenta de lo que hacemos. Un punto a favor es que las palomas se demoran bastante en entender nuestro idioma, debemos aprovechar eso.

Luego de eso, es hora de la acción. Mi propuesta es contratar a líderes en armas como Chuck Norris o poner a Stallone como Rambo y enseñar a la población a utilizar la carabina con perdigones. Para esto necesitamos grandes reservas de ellas. Ahí es donde entran los países árabes, Estados Unidos y todos esos países con bastantes armas. Deben ser generosos si no quieren verse invadidos por las palomas.

Atacaremos de madrugada, primero en las ciudades y poblados y luego en sus madrigueras. En los bosques del Amazonas, las islas del Atlántico y finalmente en la fortaleza que tienen en África. Es cierto que pueden volar, pero ¿acaso nosotros no? Creo que entienden la idea.

Hay mucho que queda por decir sobre el tema, lo cierto es que las palomas nos invaden y debemos hacer algo al respecto. Muchas de estas cosas las fui encontrando mientras caminaba y las miraba, pero otras me las reveló una fuente que no puedo presentar debido a que podría tener problemas con su comunidad. Pasen la voz.

3 Responses to “Las palomas nos invaden”


  1. 1 Phillip Chu Joy marzo 15, 2008 a las 2:52 am

    jajaja, ahora hay que aliarnos con los cuervos, eternos rivales de las palomas por las bandejas de comida en las cafeterias de la PUCP. Viva la revolución!!!

  2. 2 Evelyn C. septiembre 30, 2008 a las 5:52 pm

    jajajajajaja!
    Donde estan los deportistas que practican tiro con carabina en el campus?
    creo que seran los más interesados en esta noble causa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: