Una prueba para darme una práctica

Creo que el título puede ser un poco engañoso. En verdad lo que voy a contar es acerca de un proceso para obtener una práctica en una empresa de la ciudad. El primer paso fue este examen, supongo que habrá una entrevista en estos días.

Debo decir que era mi primera experiencia de este tipo. Ante ya había tenido entrevistas pero en ellas más que querer el puesto de trabajo lo que estaba haciendo era aceptarlo. Además, nunca había dado estos exámenes raros, por lo menos no desde aquellos que nos daban en nuestras clases de OBE donde me sentía una rata de experimentos.

La cita era a las diez. Llegué y ya habían algunos otros que como yo, esperaban una entrevista o algo así. Todos estaban enternados. Yo estaba con un pantalón y una camisa manga corta recontra huachafa, pero era la mejor que tenía para la ocasión. La otra era una a cuadros. Verde limón. Todos los postulantes eran algo mayor que yo. Debían tener 22, 23, uno incluso más cerca de los treinta que de los veinte. La mayoría eran estudiantes. Estudiantes de la Universidad Perversa, probablemente. Todos competitivos. Me caían mal. 

A las diez y cinco, entró la señorita que nos había llamado por teléfono el día anterior y nos llevó a una sala de conferencias, con una silla para cada uno. Nos sentamos. Nos dio un lápiz. Ahí nos dijo que nos iban a tomar sendos exámenes.

Debo decir que soy paranóico. Quizás por eso, cuando nos dieron la primera ficha para poner nuestros datos, ya pensaba que me estaban evaluando. Para colmo taché en varias partes. Segundo número. Puse mi celular. Dios, al lado decía Celular. Número de pasaporte… con las justas me sé mi DNI, cómo esperan que me acuerde del pasaporte que saqué hace meses y que ni siquiera vi el número. Bueno, pasado esto, nos dieron el primer examen (aunque yo creo que fue el segundo). Era relacionar algunas fichas de dominó y elegir cuál seguía. No lo terminé, pero creo que esa era la idea para el tiempo que nos dieron. Algunos eran fáciles pero me quedaba pensando en cosas raras utilizando operaciones con factoriales u otras cosas parecidas y perdía el tiempo. El segundo examen fue más intersante. Como no nos dieron mayores instrucciones, elaboré un método para resolverlo en la primera mitad del tiempo que nos dieron y luego solo rellené los recuadros. Creo que hice trampa, pero no habían reglas así que… Ahora acá debo decir que en este había un truco. En la primera línea decía Nombre. ¿Querían que pusiera mi nombre nomás? ¿O también mi apellido? ¿Están observándome? Puse los dos al final.

Luego vino un test psicológico, creo. Si este test tenía sentido, para el bien de la empresa no me deben contratar. Entre las cosas que marqué, puse que era miedoso y tímido. Seguro los de la Universidad Perversa pusieron que eran líderes y generadores del cambio. Finalmente, nos pidieron que dibujáramos a un hombre bajo la lluvia. Ahora… ¿qué quieren? ¿Que sea original y ponga al hombre bajo la lluvia en un día soleado y dibujado de una forma que infiera que el hombre no está en la Tierra, sino en un planeta extraño? Bah, solo hice al hombre bajo la lluvia en un pastizal. Y sí, le puse un paraguas, para que crean que soy una persona cuidadosa y que no sale de su casa sin su paraguas.

Acabó eso y me fui. Me sentí como Will Smith en Men in Black cuando lo llevan a dar unas pruebas con los mejores agentes de las fuerzas estadounidense. Él, tombo de Nueva York, estaba más perdido que Frodo en la Estrella de la Muerte.

0 Responses to “Una prueba para darme una práctica”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: